D e v o c i o n a l e s

Sábado 31 de Julio 2021

*Cultivando tu fe*

3/4

El deseo de tu corazón

Cuando Dios te dé un “no”, dale un “gracias”. Él te estaba protegiendo de algo que es menos que lo mejor. —Anónimo

Salmos 37:6 dice: “Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón”. (NVI) Este es un versículo que a menudo se cita mal. Con frecuencia nos enfocamos en la segunda mitad que dice que Dios nos concederá los deseos de nuestro corazón, pero olvidamos la primera parte: deleitarnos en Dios.

Cada día de nuestras vidas, tenemos deseos y necesidades que van en contra de la voluntad de Dios. La acción de deleitarnos en Él moldea nuestros deseos para que sean aquellos que Dios quiere concedernos. Cuando nos deleitamos en Él, entonces nos concede con alegría los “deseos de nuestro corazón” porque, con toda probabilidad, están alineados con los suyos.

Verás, los planes y los deseos de Dios sobrepasan por mucho cualquier cosa que se nos pudiera ocurrir. Podemos pensar que nuestras ideas son realmente maravillosas, pero, si las alineáramos con lo que Dios tiene preparado para nosotros, nos sorprenderíamos ante las cosas buenas que Él tiene pensadas para sus hijos.

¿Sabes lo que significa deleitarse en Dios? ¿Encontrar verdaderamente la plenitud en conocerlo y seguirlo? No se trata solo de disfrutar sus bendiciones y los dones que nos da, sino de deleitarnos en Él y en quién Él es. Cuando lo hacemos, nuestros deseos son moldeados por su influencia.

Reflexiona:

¿Te has preguntado por qué Dios no te ha concedido algunos de los deseos que hay en tu corazón? Pasa tiempo en oración y pregúntale a Dios si tus deseos se están alineando con Sus mejores planes para tu vida.

 

Leer:

       Jeremías 29:11

       Salmos 37:4