Reflexión

UNA SALIDA           

1 Corintios 10:1-13                 

 

Hace poco, mientras estaba en Londres, decidí tomar el metro hasta mi destino. Así que, pagué la tarifa y descendí a las profundidades de la ciudad para tomarlo. Pero salir de la estación puede ser una experiencia aterradora para alguien que no conoce el sistema. Si no encuentras la salida, es fácil perderse en los túneles.  

Estar solo en un túnel subterráneo desierto produce una sensación estremecedora, así que, créeme, no hay que perderse. De más está decir que me alegro divisar el cartel de “SALIDA”, y me encaminé hacia dónde estaría a salvo.

Pablo nos recuerda que, cuando somos vulnerables a caer en pecado, “… fiel es Dios, que no (nos) dejará ser tentados más de lo que (podamos) resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida…” (1 Corintios 10:13). Es fácil suponer que el Señor no está con nosotros cuando somos tentados a pecar. Pero este versículo nos asegura que sí está presente y que no permanece impasible. En cambio, nos proporciona una salida para que podamos resistir.  

Por eso, la próxima vez que te sientas tentado, recuerda que no estas indefenso. ¡El Señor proporciona una “salida”! Busca el cartel, y síguelo hacia lo seguro.  

Señor, recuérdanos que tu presencia con nosotros en tiempos de tentación nos ayuda a no caer. Danos el deseo de buscar tu salida, para que conozcamos el gozo de vivir para agradarte.  

Dios obra de manera activa para alejarte del peligro de perderte en el pecado. 

               

Fuente: Tomado del Libro Nuestro Pan Diario.

Querido: Lector deseamos que durante esta semana este pensamiento Bíblico sea tu guía