Sermón Semanal

Termina tu carrera

Hechos 20:24

Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios. 

Introducción.

  • Una enfermera que cuida a las personas que están a punto de morir hizo un reportaje, ella les preguntó a cientos de pacientes en sus últimas semanas de vida, cuál es la cosa por la más que se arrepienten, y el primer lugar de lo que la gente más se arrepiente es: me hubiera gustado haber terminado lo que deje inconcluso.

  • Pablo dice:“con tal que acabe mi carrera con gozo”

  • Y por testimonio de las escrituras, Pablo sí terminó su carrera:

  • Antes de su muerte dice: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.” 2 Timoteo 4:7

  • La experiencia de la conversión es el comienzo de nuestra carrera.

  • Por eso desde el inicio de su conversión, Pablo preguntó al Señor que era lo que él deseaba que hiciera.

  • Hechos 9:6 “El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.”

  • “El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel” Hechos 9:15

  • 17 Y me aconteció, vuelto a Jerusalén, que orando en el templo me sobrevino un éxtasis.18 Y le vi que me decía: Date prisa, y sal prontamente de Jerusalén; porque no recibirán tu testimonio acerca de mí. 19 Yo dije: Señor, ellos saben que yo encarcelaba y azotaba en todas las sinagogas a los que creían en ti; 20 y cuando se derramaba la sangre de Esteban tu testigo, yo mismo también estaba presente, y consentía en su muerte, y guardaba las ropas de los que le mataban. Hechos 22:17-20

  • Pero me dijo: Ve, porque yo te enviaré lejos a los gentiles.  Hechos 22:21

  • Pablo recibió una carrera y la terminó.

  • 6 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida. 2 Timoteo 4:6-8

Desarrollo

1 Algunos en la biblia no terminaron su carrera que Dios le asignó.

  • Core, los hijos de Elí (Ofni y Finees), El rey Saúl, Sansón, Ananías y Safira, etc.

  • Veamos algunos casos:

  • “Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.”  1Samuel 2:30

  • »Por lo tanto —dice el Señor—, de ninguna manera permitiré que tus parientes me sirvan, aun cuando yo había prometido que toda tu familia, tanto tus antepasados como tus descendientes, me servirían siempre. Yo, el Señor, Dios de Israel, lo afirmo. Yo honro a los que me honran, y humillo a los que me desprecian. NVI

  • Y Samuel respondió a Saúl: No volveré contigo; porque desechaste la palabra de Jehová, y Jehová te ha desechado para que no seas rey sobre Israel. 1 Samuel 15:26

  • 28 Entonces Samuel le dijo: Jehová ha rasgado hoy de ti el reino de Israel, y lo ha dado a un prójimo tuyo mejor que tú. 1 Samuel 15:28

  • Entonces Samuel le dijo: —Hoy mismo el Señor ha arrancado de tus manos el reino de Israel, y se lo ha entregado a otro más digno que tú. NVI

  • Algunos termina su carrera más pronto que otros, Esteban terminó su carrera más pronto que el apóstol Juan, y cada uno termina de manera diferente.

  • Pero lo importante es terminar la carrera.

2 La forma y el tipo de carrera que a cada uno de nosotros se nos asigna es diferente.

  • Podemos ver algunos ejemplos de cómo Dios asigno la carrera.

  • Algunos fue de manera directa con voz audible: Moisés, Abraham, Isaías, Pablo.

  • Otros recibieron su carrera cuando se involucraron para resolver un problema o una necesidad en particular que nadie había tomado: El caso más conocido es Nehemías (no era profeta, no era sacerdote, era un copero y se enteró de un problema y decidió involucrarse en la solución del problema y Dios le confirmó abriendo puertas para que Nehemías iniciara su carrera de levantar los muros).

  • 2 que vino Hanani, uno de mis hermanos, con algunos varones de Judá, y les pregunté por los judíos que habían escapado, que habían quedado de la cautividad, y por Jerusalén.  3 Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego. Nehemías 1:2-3 

  • Otros recibieron su carrera por profecía y otros cuando un ministro de Dios te impuso las manos y  asignó una tarea en la obra de Dios: (Pablo a Timoteo, Tito).

  • “No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio.” 1 Timoteo 4:14

  • “Ejercita el don que recibiste mediante profecía, cuando los ancianos te impusieron las manos.” NVI

  • Estas dos últimas maneras son muy recurrentes en nuestros días.

3 ¿Cómo terminar la carrera?

A) Permanece en Jesucristo

  • Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. 5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. Juan 15:4-5

B) Corre tu propia carrera

  • Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. 1 Pedro 4:10

  • Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso.  1 Corintios 12:18

  • No mires a la derecha ni a la izquierda, cada uno está corriendo su propia carrera, tú corre la carrera que Dios te asignó.

  • No trates de correr la carrera que le fue asignado a otro.

  • ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. 6 Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. 7 Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. 8 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. 1 Corintios 3:5-8

  • 5 Después de todo, ¿qué es Apolos? ¿Y qué es Pablo? Nada más que servidores por medio de los cuales ustedes llegaron a creer, según lo que el Señor le asignó a cada uno. 1Corintios 3:5  NVI

  • Guarda silencio ante el Señor, y espera en él con paciencia; no te irrites ante el éxito de otros, de los que maquinan planes malvados. Salmo 37:7 NVI

  • Guárdate de las voces que intentan que te salgas de tu carrera.

C) Olvida lo que queda atrás y extiéndete  hacia adelante 

  • No dejarse distraer por el pasado

  • "Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante” Filipenses 3:13

  • No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro únicamente en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así. NTV

D) Esfuérzate, disciplínate y se valiente

  • Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. 1 Corintios 9:25

  • Todos los deportistas se entrenan con mucha disciplina. Ellos lo hacen para obtener un premio que se echa a perder; nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre. NVI

E) No corras en la carne y en tus propias fuerzas 

  • Busca el reconocimiento de Dios, más que el de las personas.

  • 30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;  31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán. Isaias 40:39-31

  • “Entonces me dijo: —El Señor dice a Zorobabel: “No es por el poder ni por la fuerza, sino por mi Espíritu, dice el Señor de los Ejércitos”.Zacarías 4:6

Conclusión.

  • Hay una carrera que Dios ha marcado para ti, pero algunos han elegido correr su propia carrera.​

  • Un buen entrenador nunca le pediría a su alumno que no es veloz que corra una carrera de velocidad, de seguro que llegaría en último lugar, un entrenador profesional sabe en qué categoría pondrá a competir a sus alumnos.

  • Eso es lo que muchas veces pasa con nosotros, estamos corriendo una carrera que Dios no 

​​La Paz de Dios.

Pastor Saúl Vega