Sermón Semanal

Cuando la tormenta arrecia

Job 1:1

““1Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.”

  • Según Ezequiel. Job fue uno de los hombres más piadosos que jamás vivieron.

  • Ezequiel 14:14 “si estuviesen en medio de ella estos tres varones, Noé, Daniel y Job, ellos por su justicia librarían únicamente sus propias vidas, dice Jehová el Señor.”

  • Algunos hombres y mujeres de Dios dejan un testimonio de integridad que continúa brillando para futuras generaciones, mucho después de haber partido ellos de este mundo.

  • Vidas como esas nos animan a vivir como ellos lo hicieron, Piense cómo las vidas de aquellos que fueron fieles a Dios hasta el final, aún nos hablan hoy en día para darnos aliento con su testimonio.

  • Qué importante es vivir una vida piadosa, recta y apartada del mal, para poder dejar un testimonio a nuestros hijos y a nuestras generaciones.

  • Alguien ha dicho: “Nadie te recordará como empezaste, sino como terminaste”

  • Job vivió así. Desde que se escribió la historia de Job por primera vez, los cristianos hemos acudido a ella por ayuda y ánimo en medio de las pruebas y luchas.

  • Gracias Señor por la vida de Job y de tantos y tantos hombres y mujeres de fe que son un aliento para nosotros, porque si Tú estuviste con ellos en sus pruebas, también estás y estarás conmigo.

1. Job, un hombre temeroso de Dios. 

  • El versículo 1 comienza diciéndonos su nombre y continúa diciéndonos varios aspectos de la vida de Job, que subrayan su inmensa integridad y fe.

  • “1Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.”

  • Dentro de todos los aspectos que se mencionan en la vida de Job, el principal de ellos es su sabiduría: Job era “temeroso de Dios”, el sello de la sabiduría bíblica lo encontramos en proverbios 9:10 “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.”

  • Esta sabiduría, es la sabiduría que se obtiene por el conocimiento de Nuestro Señor Jesucristo.

  • 1 Corintios 1:30 “Pero gracias a él ustedes están unidos a Cristo Jesús, a quien Dios ha hecho nuestra sabiduría —es decir, nuestra justificación, santificación y redención—“ NVI

  • Para Job, Jesucristo era aún, una promesa de que un día vendría un Redentor. Sin embargo, él creyó esa promesa, como también lo hicieron muchos antes y después de sus días.

  • Su fe, al igual que la de otros que de forma parecida creyeron la promesa, les fue contado por justicia.

  • Génesis 15:6 “Abram creyó al Señor, y por eso el Señor lo aceptó como justo” DHH

  • Romanos 4:3 “Pues la Escritura dice: «Abraham creyó a Dios, y por eso Dios le tuvo esto en cuenta y lo reconoció como justo.” DHH

  • Temer a Dios no es el gesto de encogerse de miedo por parte de alguien a quien Dios le aterroriza, si bien el pecado no confesado en nuestras vidas puede, y debería, producir esa reacción.

  • Más bien, el temor de Dios, es un sincero reconocimiento de que Dios es mayor que nosotros en todos los sus caminos.

  • “8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. 9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.” Isaías 55:8-9

  • Cuando tenemos temor de Dios, reconocemos su grandeza, su poder, su majestad, su poderío y su eternidad. Por eso nos sometemos a su voluntad en el temor santo.

  • Por eso Job, era temeroso de Dios, porque a pesar de que no podía entender lo que le estaba pasando en su vida, decidió someterse a la voluntad perfecta de Dios y depositar su confianza en Dios.

  • La actitud de Job, era de incondicional sumisión a Dios, siempre cuidadoso de reconocer al Señor como Rey en su vida.

  • Se cuidaba de no hablar nunca sobre Dios, ni a Dios, con ligereza, ni siendo malpensado.

  • Evitaba atribuir a Dios motivos que no encajaran con el soberano Creador y redentor.

  • “20 Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, 21 y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. 22 En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.” Job 1:20-22

  • A pesar de que la persona más cercana a Él, lo incitaba a dejar el temor de Dios por causa de sus pruebas.

  • Job 2:9-10 “9 Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.10 Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios.

  • “9 Pero su mujer le dijo: —¿Todavía te empeñas en seguir siendo bueno? ¡Maldice a Dios y muérete! 10 Pero él le dijo: Como habla cualquier mujer necia, has hablado. ¿Aceptaremos el bien de Dios y no aceptaremos el mal? En todo esto Job no pecó con sus labios.” DHH

  • “10Job respondió: —¡Mujer, no digas tonterías! Si aceptamos los bienes que Dios nos envía, ¿por qué no vamos a aceptar también los males? Así pues, a pesar de todo, Job no pecó ni siquiera de palabra.” DHH

  • Job procuraba atenerse cada día a la regla de que Dios debería ser glorificado en su vida.

  • De esa forma Job temía a Dios.

  • Por supuesto, es más fácil reconocer la bondad de Dios cuando la vida está exenta de dolor.

2. Job, un hombre vigilante en su relación con Dios.

  • La vigilancia de Job se extendía, por encima de sí mismo, a las necesidades de su familia. Haciéndose sacerdote de su casa.

  • Job 1:5 “Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.”

  • La familia de Job era numerosa con siete hijos y tres hijas, Job tenía una mayor responsabilidad, y ésta recaía sobre el padre de familia.

  • La imagen de Job ofreciendo holocaustos,  muestra que Job toma su lugar como sacerdote de su familia.

  • La familia siempre ha recibido especial importancia en la escritura.

  • Job no consentía a sus hijos, ni les ocultaba la seriedad de sus transgresiones.

  • ¡Qué ejemplo tan hermoso es modelado por Job para los padres Cristianos!

  • Cuando tus hijas salen con extraños, y tus hijos con se asocian con las maneras del mundo, y tú eres incapaz de imponer tu voluntad sobre ellos, como en los días de su infancia, aún puedes orar por ellos, echando sobre ellos el escudo de la intercesión, con fuertes llantos y lágrimas. Ellos están lejos de tu alcance; pero por fe puedes mover el brazo de Dios a su favor.

Conclusión

  • Cuando la tormenta arrecia debemos tener la actitud de Job, una incondicional sumisión a Dios, y siempre ser cuidadosos de reconocer al Señor como Rey nuestra vida.

  • Pero también cuando la tormenta arrecia debemos seguir el ejemplo de Job de ser vigilantes en nuestra relación con Dios, Job se extendía, por encima de sí mismo, atendiendo a las necesidades espirituales de su familia.

  • Nuestro Señor Jesús es un ejemplo que en medio de la tormenta se sometió a la voluntad de Su Padre y aún oro por sus discípulos.

  • “diciendo: Padre, si es tu voluntad, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.” Lucas 22:42

  • “31 Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; 32 pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos.” Lucas 22:31-32

La Paz de Dios.

Pastor Saúl Vega

© 2016 by Templodiosesamor. 

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • YouTube - White Circle