Sermón Semanal
 
 

 

 

Respuestas aplazadas en la oración.

Salmo 13

Introducción:
El Señor Jesucristo nos enseña que nuestras peticiones deben ser presentadas en oración al Padre en su Nombre y que recibiremos respuesta.
Juan 14:13 “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”
Sin embargo nos damos cuenta que muchas veces nuestras oraciones no tienen una respuesta inmediata.
Podríamos decir que hay respuestas aplazadas en la oración.
Aplazar: postergar, prorrogar, demorar, retardar, retrasar.
La palabra de Dios nos enseña sobre este asunto.

 

Desarrollo:

Lázaro. Juan 11:1-6

  • La familia pide que Jesús que vaya a orar por el enfermo para que le sane (Juan 11: 3, 21,32).
  • Jesús se demoró tres días (Juan 11:6).
  • El propósito “Por vosotros para que creáis” (Juan 11:14-15).
  • La respuesta (Juan 11:17,43-44).
  • Algo mejor: la oportunidad para una fe más grande. ¡así fue dada una garantía de la resurrección de los creyentes!

La mujer cananea. Mateo 15:21-28

  • Una mujer angustiada y desesperada. (Mateo 15:22).
  • Jesús no le respondió palabra (Mateo 15:23). Parece algo tan fuera del carácter de Jesús.
  • La mujer no desistiría, no se rendiría, no se iría, no dejaría. (Mateo 15:23b).
  • Jesús también nos dejó una enseñanza sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar. (Lucas 18:1, 8).
  • La respuesta (Mateo 15:28).
  • Jesús quiso que esta mujer demostrara su fe antes de darle una respuesta.

Daniel. 10:2-3; 10-13

  • Un hombre de Dios se encuentra afligido en ayuno y oración por tres semanas. (Daniel 10:2-3)
  • Hasta el día veinticuatro  recibe respuesta, no recibió respuesta en el tiempo de ayuno y oración. (Daniel 10:4-5,10).
  • Desde el primer día de oración y ayuno, Dios escucho la petición de Daniel y envío la ayuda (Daniel 10:11-12).
  • El motivo del retraso: Una gran oposición del maligno, de tal manera que el ángel que Dios envío, necesito refuerzos. (Daniel 10:13).

Y por último: Muchas veces nuestras oraciones también son aplazadas porque nosotros mismos lo provocamos:

  • Problemas en el matrimonio. 1 Pedro 3:7; Colosenses 3:19
  • El esposo y esposa que pelean continuamente, no están en condición de recibir la respuesta a sus oraciones.
  • Falta de fe. Santiago 1:6-7
  • Pedir mal. Santiago 4:3
  • Pedir sin antes ser limpiado de pecado. Salmo 66:18
Pedir sin haber perdonado. Marcos 11:24-26

 

 

 

Que Dios les bendiga

Pastor Saúl Vega Saldaña