Sermón Semanal
 
 

 

 

De Maestro a Señor.

Lucas 5:4-8

Introducción:

Pongamos atención a las palabras de Pedro antes y después del milagro de la pesca abundante.

Antes del milagro: Ver.5 Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red.

Después del milagro: Ver.8 Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador.

¿Qué fue lo que provoco en Pedro el cambio de reconocer a Jesús más que un maestro?

Muchas personas reconocen a Jesús como Maestro, pero no como su Señor, y mucho menos se atreven a reconocer sus pecados delante de Jesús.

¿Hay alguna diferencia entre Maestro y Señor?

Maestro: Persona que enseña o instruye, se refiere especialmente aquella persona de la que se reciben enseñanzas muy valiosas.

Señor: Presupone algún modo de potestad. También significa como una legítima soberanía, o un dominio sobre algo o alguien.

Si bien es cierto que Jesús es nuestro Maestro y Señor.

Juan 13:13 “Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy.”

Efectivamente Jesús es las dos cosas, pero hay una diferencia: Cuando le reconocemos como Señor no solo recibimos sus enseñanzas, sino que las obedecemos, las ponemos en práctica y le rendimos el control total de nuestra vida.

Desarrollo:

1. Por lo regular ¿Quiénes llamaban a Jesús Maestro?

• Los principales religiosos:

• Los Saduceos. Lucas 20:27-28 “27 Llegando entonces algunos de los saduceos, los cuales niegan haber resurrección, le preguntaron, 28 diciendo: Maestro, Moisés nos escribió: Si el hermano de alguno muriere teniendo mujer, y no dejare hijos, que su hermano se case con ella, y levante descendencia a su hermano.

• Los escribas. Lucas 20: 39-40 “39 Respondiéndole algunos de los escribas, dijeron: Maestro, bien has dicho. 40 Y no osaron preguntarle nada más.”

• Los Fariseos. Lucas 19:39 “Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos.”

• Judas. Mateo 26:25 “Entonces respondiendo Judas, el que le entregaba, dijo: ¿Soy yo, Maestro? Le dijo: Tú lo has dicho.”

 

2. En la actualidad ¿Quiénes solo ven a Jesús como un Maestro, pero no como su Señor?

• Aquellos que solo se impresionan con sus enseñanzas, pero no están dispuestos a seguirle. Mateo 8:18-22 “18 Viéndose Jesús rodeado de mucha gente, mandó pasar al otro lado.19 Y vino un escriba y le dijo: Maestro, te seguiré adondequiera que vayas. 20 Jesús le dijo: Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza. 21 Otro de sus discípulos le dijo: Señor, permíteme que vaya primero y entierre a mi padre.”

 

3. Por lo regular ¿Quiénes llamaban a Jesús, no solo Maestro sino Señor?

• Los discípulos. Juan 20:28 “Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!”

• Los ángeles. Mateo 28:5-6 “Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. 6 No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.”

• Los que eran sanados. Lucas 18:41 “diciendo: ¿Qué quieres que te haga? Y él dijo: Señor, que reciba la vista.”

• Después de la resurrección del Señor y hasta el Apocalipsis todos los discípulos y así como la primera iglesia siempre se refería a Jesús como el Señor Jesús.

• Pablo en todas sus cartas se refiere a Jesús como el Señor. 1 Corintios 16:23 “La gracia del Señor Jesucristo esté con vosotros.

 

4. En la actualidad ¿Quiénes reconocen a Jesús como Maestro y Señor?

• Todos los que quieren ser salvos. Hechos 2:21” Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

• La iglesia de Cristo. Apocalipsis 22:20 “El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.

 

5. No solo es decirle Señor, sino obedecerlo como Señor:

• Lucas 6:46 “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”

• Mateo 7:21 “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

 

Conclusión:

Así, entonces, el primer motivo de esta oración es que Pedro sabía que era un hombre, y por tanto, siendo un hombre era pecador.

Segundo motivo Pedro se sentía asombrado en presencia de la pureza y santidad Cristo. Como hombre se quedó pasmado ante el resplandor de la Deidad de Cristo; como pecador se quedó alarmado ante Su deslumbrante santidad.

8 Al ver esto, Simón Pedro se puso de rodillas delante de Jesús y le dijo: ¡Apártate de mí, Señor, porque soy un pecador! (DHH)

No soportó el hecho de que Jesús confirmara todo lo que decía ser delante de sus propios ojos pues él se veía pecaminoso y sucio a la luz de la santidad abrumadora de Jesucristo.

 

 

 

Que Dios les bendiga

Pastor Saúl Vega Saldaña