Sermón Semanal
 
 

 

 

Una buena cosecha comienza con una buena semilla.

Salmo 126:5

 

Introducción.
La humanidad se rige por la ley de la siembra y la cosecha.
No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante.
Todos queremos ver la cosecha,  todos queremos ver resultados, pero la pregunta que quiero hacerte es; ¿Has estado sembrando buena semilla? Muchas veces cuando no vemos lo que pedimos, nos quejamos, sin embargo, deberíamos preguntarnos; ¿he sembrado buena semilla para recibir una buena cosecha?

Desarrollo.

1.- “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” Gálatas 6:7

  • Todo lo que sembremos en el presente, eso es lo que vamos a cosechar para nuestro futuro. Lo que recibiremos serán las consecuencias de nuestras acciones.
  • La calidad de la semilla es importante. La raíz del problema se encuentra al considerar el concepto de sembrar semilla de mala calidad.

2.- “Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.” Salmos 126:5

  • Recoger la cosecha es un tiempo de gozo, pero sembrar no es fácil, las personas que siembran tienen que hacer un gran sacrificio en el campo, deben trabajar a pesar de un intenso calor.
  • Por tanto, recuerda que si te esfuerzas sin importar las circunstancias, aunque en estos momentos te esté costando lágrimas, en su tiempo veras resultados.

3.- “Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.”  2 Corintios 9:6

  • Si quieres ver mucho, es tiempo de sembrar mucho también.
  • Ha pasado el tiempo y no sería bueno que termines el año viendo muy pocos resultados, el sembrador que siembra poco, segará solamente una pequeña cosecha, pero el que siembra mucho, recibirá más de lo que sembró.

4.- “No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.” Gálatas 6:9

  • El tiempo exacto de recoger la cosecha. Si no levantas la cosecha en el tiempo indicado la pierdes, ni antes ni después, sino a su tiempo.
  • Ten presente que solo aquel que sabe esperar podrá disfrutar en su tiempo de la cosecha, por tanto, no te canses, ni te desesperes porque los frutos vendrán en su tiempo, solamente debes seguir creyendoa Dios, seguir trabajando y esperar.  
  • Muchos retroceden justo cuando ya estaban a punto de empezar a cosechar.
  • Es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. Y esto puede ser extremadamente frustrante.
  • En esos momentos tenemos que tener pacienciay recordar el ciclo de maduración de la siembra. Lucas 21:19
  • ¡Qué poco ejercitamos la paciencia en este mundo agitado en el que vivimos!

 

Conclusión.

Entonces:
¿Qué tipo de semilla has sembrado?
¿Cuánto has sembrado?
¿Estás recogiendo la cosecha?

 


Que Dios les bendiga

Pastor Saúl Vega Saldaña