Sermón Semanal
 
 

 

 

Aprende a decir “No”

Mateo 5:37

 

INTRODUCCIÓN:

Veamos algunos ejemplos de personas registradas en la Biblia que se atrevieron a decir NO a lo que no era correcto delante de Dios. Haríamos bien en seguir sus pisadas de tener la fuerza y coraje aún bajo presión de decir que NO, cuando se trate de desobedecer a Dios.

Todos en algún momento de nuestra vida vamos a estar bajo presión para no poder decir que NO, pero si aprendemos a disciplinarnos vamos a tener la fuerza suficiente para decir NO cuando debemos decir no.

Siempre hay una forma de escapar a esa presión si tu vida está entregada en las manos de Cristo.

Ejemplo: el atleta llamado Eric Liddell que honró al Señor en los juegos olímpicos de parís en 1924.

Las esperanzas de Inglaterra estaban puestas en este joven como el campeón nacional velocista.

La primera eliminatoria para los cien metros era en un domingo. Eric tenía la convicción de que nunca debía correr en domingo y se rehusó a hacerlo. La prensa británica lo atacó duramente diciendo: “Es un traidor a los deportes de Escocia”.

Eric Liddell, había trabajado en su preparación a lo largo de todo el año, tenía convicciones muy fuertes, las que sostenía por sobre sus posibilidades de fama o éxito deportivo. Para Eric el domingo era el día que estaba consagrado al Señor.

Esperó con expectativas pero tranquilo por la final de los 400 metros. Nadie esperaba que ganara, no alguien que prefería  predicar un domingo antes que entrenar. Sin embargo, clasificó para los cuatrocientos metros, pero estaba muy lejos de ser uno de los favoritos.

Las finales se llevaron a cabo el viernes 11 de julio de 1924. Cuando se preparaba para ir al estadio, el masajista del equipo le pasó un pequeño pedazo de papel doblado que decía: “El que me honra a mí, yo lo honraré”1 de Samuel 2:30.

Consiguió la medalla dorada batiendo un nuevo récord mundial de 47,6″. Fue el primer escocés en ganar esta medalla olímpica en la pista.

En la década de los 80´s, en honor a su carrera atlética, se filmó la película llamada “Carros de Fuego”.

 

DESAROLLO DEL SERMÓN:

Hay muchas historias de hombres y mujeres que dijeron NO cuando era necesario.

  1. Vasti la reina de Persia. Ester 1:10-11

Estando su esposo ebrio la mando llamar para ser el espectáculo de los asistentes y Vasti  dijo “NO” a pesar de las amenazas.
Perdió el cargo de reina, pero esto permitió el paso a Ester, a quién Dios usó para salvar a los Judíos del exterminio.

2.- Daniel y sus amigos. Daniel 1:5;8

Daniel y sus amigos dijeron NO a la comida del rey.  Era costumbre de aquel entonces comer los banquetes reales que eran ofrecidos a dioses falsos.

También existe la posibilidad de que haya habido algunos alimentos prohibidos por la ley de Moisés
Fueran los que fueran los motivos de Daniel y sus amigos tuvieron la fuerza y el valor para decir NO al rechazar estos alimentos

Se mantuvieron firmes en su decisión de no participar de ellos. Rehusaron ajustarse a las modas vanas de los babilonios.

Daniel fue bendecido por Dios por rehusar participar en esta práctica mundana, pero no le habría bendecido si no hubiera sido capaz de decir NO. Daniel 1:17; 19

La capacidad inquebrantable de Daniel de decir NO le ayudó a superar otra prueba más difícil (la prueba del horno de fuego).  Daniel 3:1; 4-6

En aquel tiempo, quizá el 98% de la hacía justamente lo que Nabucodonosor había mandado. Cada persona, como un títere del rey, salía a la hora designada para postrarse ante una estatua. Pero había tres personas que se rehusaron ajustarse al decreto del rey.

Se atrevieron a ser decir NO y fueron bendecidos por ello (Daniel 3: 24-27).

3.- José en Egipto. Génesis 39:7-9

¿Cómo pudo un joven de 17 años pudo decir NO a una tentación tan fuerte? Tal como en el caso de Daniel, José había tomado una decisión firme de ser fiel a Dios ¡de decir NO sin tener en cuenta las consecuencias!
José fue bendecido ricamente por ello. Génesis 41:38; 40; 43

4.- El ejemplo de nuestro Señor Jesucristo. Lucas 4:5-8


CONCLUSIÓN:
Asimismo, si nosotros debemos decidirnos a decir NO cuando se trata de ir en contra de la palabra de nuestro Dios.

Dios nunca nos dejará solos si nos atrevemos a decir NO a los hábitos pecaminosos de la gente incrédula y  tendremos la providencia protectora de Dios.


Que Dios les bendiga

Pastor Saúl Vega Saldaña